De Roberto Cavalli aprendió la impaciencia, de Peter Dundas el ansia por la perfección. Olivier Rousteing se puso al frente de la casa Balmain hace cinco años. Acaba de cumplir 31 con la cabeza puesta en su próximo trabajo: la colección para la firma sueca H&M. Te damos 7 claves para conocerlo.

Quién es: Este diseñador francés nació en Burdeos el 13 de septiembre de 1985. Su nombre saltó a la palestra cuando en 2011 le nombraron director creativo de la mítica firma francesa Balmain. Es el más querido por las modelos, que le tienen como su niño mimado o protegido. Es una admiración recíproca: él las tiene como musas (Rosie Huntington-Whiteley, Kendall Jenner, Gigi Hadid, Alessandra Ambrosio…) y ellas como su consentido. De esa amistad salen desfiles, campañas y muchas fiestas.

Su familia: Rousteing fue adoptado cuando tenía algo más de un año, algo de lo que se siente completamente orgulloso. “”Cuando eres adoptado y no sabes de dónde eres, no tienes límites porque no los conoces, pero sí que sabes hacia dónde quieres ir””, afirmaba hace unos años. De sus padres comenta que le aconsejan que mantenga los pies en el suelo, aunque siempre supieron que conseguiría lo que él se propusiera.

Sus comienzos: Comenzó su carrera como diseñador en Roberto Cavalli, donde coincidió con Peter Dundas (en ese momento en Cavalli, después en Emilio Pucci y actualmente de nuevo en Cavalli). De Roberto destaca su generosidad. Agradece la confianza que depositó en él cuando tan sólo tenía 18 años y le considera como un padre. De Dundas afirma que le enseñó a amar la perfección, ya que le considera un diseñador muy preciso y trabajador.

Su llegada a Balmain: “Después de seis años en Cavalli quería hacer algo que estuviera más en la línea de mi propia identidad. Balmain era la mejor opción porque era “más glamouroso y más sexy””, confesaba. Y es que tras dos años como mano derecha de Christophe Decarnin, este abandonó la firma tras sufrir una larga depresión y fue Rousteing quien se puso al frente de una de las maison histórica de París.

La clave de su éxito: Rousteing considera que parte de su éxito radica en que continúa con lo que hacía anteriormente Decarnin, en la dirección del glamour y la feminidad que promulgaba el anterior director creativo. Aun así, su objetivo es ampliar la clientela y expandir la firma a más países.

Su sueño: Su filosofía es “si quieres algo, consíguelo”. A partir de esta premisa, Olivier sueña con que Balmain se convierta en un imperio, llegar a todas las mujeres, porque definitivamente, la mujer de Balmain es cada vez más chic.

Su último trabajo: el próximo 5 de noviembre saldrá a la venta la colección que el diseñador ha elaborado para la casa sueca H&M, una colección donde predominarán las hombreras, los brillos y los escote pronunciados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *