Son “les danseurs”, los bailarines profesionales masculinos del Ballet Ópera de París. Son la pura personificación de la fuerza, sus cuerpos funcionan como máquinas poéticamente engrasadas desde la cabeza hasta los pies.

Para su primer libro, el fotógrafo Matthew Brookes ha posado su mirada en el cuerpo de bailarines masculinos del ballet profesional de París. Durante más de un año, ha fotografiado a estos bailarines fuera de su zona de confort (allí donde ensayan y bailan) y los ha llevado a espacios limpios donde los bailares han podido explorar la forma más pura de la fisionomía de la danza. Esta serie de retratos representa a los bailarines como pájaros cayendo desde el cielo.

La introducción al libro de Brookes está hecha por la bailarina parisina Marie-Agnès Gillot quién ha trabajado durante años con estos bailarines y les ha visto crecer y mejorar. Matthew Brookes nació en Inglaterra, creció en Sudáfrica y está viviendo entre París y Nueva York.

“He querido fotografiarlos como atletas más que como bailarines”, confesaba Brookes. “La cosa no era reflejar el arte del baile sino la fuerza que hay en el. Sus cuerpos son el claro ejemplo de fuerza y trabajo duro”.

“Cuanto más indago sobre ello, más fascinado me hayo y más consciente soy de lo increíble que llegan a ser los bailarines de ballet –tanto como los atletas o artistas”.

“Forman parte de un mundo muy duro donde todo es criticado y analizado al milímetro y siempre se puede hacer mejor pero, al mismo tiempo, tienen suficiente humanidad como para felicitare los unos a los otros, en serio, era increíble verles”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *