Fue una buena edición: así lo afirma la mayoría de los expositores del más reciente Salon International de la Lingerie, terminado el lunes 23 de enero de 2017. El evento parisino de la ropa interior y de baño logró recuperar un ritmo positivo después de varias temporadas poco satisfactorias, producto de un mercado a media tinta. Si bien el organizador no publicó cifras precisas sobre la asistencia, sabemos que terminó al alza, impulsada principalmente por el contingente internacional.

La proporción de visitantes extranjeros aumentó del 60% al 64% durante esta edición de 2017, principalmente gracias a tres países: Japón, cuyos compradores habían dejado de lado a París el año pasado después de los atentados; Rusia, que regresa al top 10 de países con más visitantes; y finalmente los Estados Unidos.

Sin embargo, dos países tuvieron menos visitantes: el Reino Unido, que sufrió una caída del 6% en su contingente, y Francia, en especial los minoristas de las provincias. “El segundo fin de semana de descuentos puede haber contribuido a la disminución”, dijo Taya de Reyniès, director del segmento de ropa interior de Eurovet, organizador del evento. “Tuvimos pocos visitantes de las regiones, hubo una gran falta en ese aspecto”, dijo un gerente de ventas francés.

Con excepción de las marcas con un perfil orientado hacia el mercado interno, muchos expositores se declararon satisfechos con la feria. “El sábado y el domingo fueron días muy fuertes, y aunque el lunes fue más tranquilo, hemos trabajado muy bien”, comentó un expositor de Anita. “Fue un buen salón, sobre todo con el regreso de los estadounidenses y japoneses a nuestro stand. El estado de ánimo era positivo, con compradores abiertos y curiosos”, dijeron unos stands más allá, en el stand de Maison Close.

Los stands de las marcas icónicas no perdieron visitantes, pero el tráfico también favoreció a las marcas más pequeñas, especialmente a las del nuevo espacio creativo Uncover. Este universo permitió a sus expositores hacer numerosos contactos gracias a la llegada de nuevos perfiles de compradores más orientados a la moda. Por lo tanto, su enfoque será retomado en el próximo salón de verano de Eurovet, Mode City.

“En esta edición sentimos una energía que no habíamos sentido en años, dice Taya de Reyniès. Creemos que es un signo de recuperación, aunque la coyuntura económica sigue siendo claramente difícil. La marcas han tomado más riesgos, han presentado nuevos conceptos, colecciones que los visitantes consideraron más creativas. También encontraron un espíritu de comunidad“, celebró la responsable del salón.

Si la dinámica se repite el próximo verano, se podrá hablar de una mejora real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *