Para lucir una barba envidiable hay que mantenerla casi a diario. Y una de las zonas donde más atención hay que prestar son las mejillas.

No tenemos nada en contra de las barbas naturales, pero no hay duda de que delimitar la barba en las mejillas ofrece un aspecto más limpio y, a ojos de muchas personas, se vuelve inmediatamente más atractiva. Los siguientes pasos te guiarán en el proceso de creación y mantenimiento de la línea de mejillas:

Lo más importante es trazar una línea imaginaria a través de la mejilla. Para hacerlo correctamente, necesitarás situar dos puntos. El punto A donde la patilla comienza a ensancharse y el B más abajo, donde la barba conecta con el bigote. Al unir A y B, visualizarás cuál es la línea de mejillas perfecta para tu barba. Puedes curvar la línea todo lo que necesites en función de tu genética o de tus preferencias personales (si la quieres más alta o más baja). Siempre teniendo en cuenta que se trata de realzar la parte más densa y eliminar los vellos sueltos que hacen que la barba se vea descuidada e irregular.

Creación

Una vez tenemos claro donde poner el límite, procederemos a crear la línea, deshaciéndonos de todos aquellos vellos que queden por encima de la misma. Para hacerlo, existen diferentes métodos: barbero eléctrico, maquinilla clásica o depilación con hilo. Esta última opción permite mantener la línea de las mejillas perfecta por más tiempo y sin necesidad de agredir la piel con cuchillas, lo que nos libra de efectos secundarios como la irritación. Aunque requiere de alguien con experiencia.

Mantenimiento

Adapta la rutina de mantenimiento a tu ritmo de crecimiento. En cualquier caso, recuerda que si dejas que el vello crezca demasiado, la línea dejará de verse clara y tendrás que comenzar desde el principio la próxima vez que vayas a delimitar tus mejillas. Lo más aconsejable es mantenerla una vez a la semana como mínimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *