Oscurecía en Santa Cruz de Tenerife. Era una tarde fría de marzo, aunque el glamur de los espectadores de los desfiles de Tenerife Moda aumentaban la temperatura. Y fue allí cuando vi por primera vez al modelo grancanario Antonio González (4 de agosto, 1994). Desfilaba para Lucas Balboa.

Unos meses más tarde, volví a encontrarme con él en la Gran Canaria Moda Cálida. Su piel pálida iluminaba todos los rincones, su paso elegante tenía algo magnético, casi hipnotizante. Decidí buscar en Google Antonio Sangoóla firma de baño para la que desfilaba González, y así encontré su nombre y redes sociales. “We are the owners of our own destiny”, somos los dueños de nuestro propio destino, podemos leer tatuado en su pecho. Y fue entonces cuando empecé a querer entrevistarle.

A estas alturas, podéis preguntaros por qué no lo he hecho hasta ahora. Bien, no encuentro una buena respuesta, pero la verdad es que la espera ha merecido la pena.

¿Cómo comienza en el mundo de la moda? “Pues, hace unos dos años aproximadamente, un fotógrafo me planteó la idea de hacerme unas fotos. Me llevó un tiempo decidirme, porque he tenido muchas inseguridades desde pequeño. Aún así, las hicimos. Al día siguiente, mientras estaba entre fogones(estudié Dirección de Cocina), le pedí al jefe de ese momento si podía salir a atender una llamada. Me querían para un certamen de belleza, al cual accedí.

Unos meses más tarde, desfilé en la primera “prueba” de ese certamen y no me fue muy bien, aunque me fui contento. Finalmente, lo dejé de lado… Me dio la impresión de que el ganador ya estaba elegido desde hacía meses y no quería perder el tiempo. Semanas después, uno de mis mejores amigos me pidió que le acompañase a tomarse algo al barrio grancanario de Vegueta. Había quedado con el CEO de una agencia internacional de modelos que operaba desde la Isla. Se mostraron interesados en mí y accedí a pasarme por sus oficinas. Un mes más tarde, empezaron a representarme.

Inmediatamente, empecé a bajar de peso, a protegerme la piel del sol y a dejarme el pelo un poco más largo de lo habitual, tal y como me pidieron. Pasaron los meses y no todo fue como yo había pensado. No es tan fácil como la gente se cree.

Así, llegó el día en que me dijeron que habían hecho todo lo posible, pero que mi perfil no servía para trabajar en el mundo de la moda a nivel internacional. Abandoné, pero solo fue un descanso, porque conocí a Giovanni Déniz, director y booker de la Agencia Internacional de Modelos +Qmoda. Nos citamos, le gusté, me fue muy claro con todo y ahí me quedé.

Seguí las pautas de mis bookers, hasta que un día, mientras entrenaba en el gimnasio, Giovanni me llamó y me preguntó si me apetecía irme a vivir una temporada a Shanghái. No tardé ni un minuto en responder: acabé el curso que estaba estudiando y cogí el avión. Ese momento que llevaba meses esperando se había hecho realidad…

Allí, en Shangái, y transladándome a ciudades vecinas, hice trabajos para firmas como Jack&Jones, Givenchy, Lacoste o CK Jeans. A parte de las experiencias, me llevo las amistades que hice, son lo mejor.

Al llegar a España, Giovanni me concertó una cita en Barcelona con una agencia. Ahora estoy pasando las Navidades con mi familia, pero tengo muchas ganas de empezar el 2017 con fuerza”.

Las historias que encierran sus redes sociales son la prueba de una evolución física. ¿La moda tiene algo que ver? “Sí, tiene muchísimo que ver. Como en otras profesiones, por no decir en todas, se demanda una serie de requisitos, y estar entre las medidas exactas es una de ellas [en la mía]. He bajado unos 20 kilos. Antes era un chico corpulento”.

Pero, ¿no considera un tanto cínico e hipócrita el discurso que nos llega desde la industria textil? Parece que es abierta y plural, pero nos vende productos perfectos y bellezas imposibles… “Opino que la industria textil nos ofrece una amplia variedad de productos y [diversas posibilidades], desde una talla XS hasta una XXL”.

¿No tiene la sensación de que hoy en día la moda se ha convertido en un imperio de lo efímero?“No creo que sea algo actual, ¡lleva siendo efímera desde el día que el Homo Sapiens vestía con pieles de animales! Día a día, la moda, al igual que todo lo demás, va evolucionando”.

¿Qué me dice de la manía que tenemos de medir el valor y la calidad de las cosas por los me gustaen una red social? “No creo que algo o alguien sea más o menos valioso por el número de likes que tenga al subir una foto. Pero sí que, mientras se obtenga una mayor notoriedad (siempre y cuando los me gusta no sean comprados), más se está dando a conocer esa foto y, si es una imagen de un producto, es muy buena herramienta [porque se llega a más personas]”.

El tatuaje que tiene en el pecho dice que somos los dueños de nuestro propio destino. ¿Cómo ve el suyo dentro del mundo de las pasarelas? “Personalmente, pienso que nosotros, de una forma u otra, vamos creando nuestros destino, aunque hay veces en las que las circunstancias cambien nuestro rumbo. Entonces, ¿cómo veo mi destino dentro de las pasarelas? Pues si fuese por la regla de mi tatuaje, me iría de miedo, ya que dependería básicamente de mí. Aún así, y tal y como he dicho antes, las circunstancias cambian la dirección de ese destino. Siendo más claro, la moda es una industria en la que manda el cliente y tú simplemente eres un producto, que si no gusta, no se vende”.

Para terminar esta entrevista, me gustaría destacar dos cosas, aunque no sea la norma ortodoxa del Periodismo.

En primer lugar, es conveniente que sepa, querido lector, que Antonio es el ejemplo perfecto de cómo uno puede conseguir sus sueños si trabaja duro. Es increíble ver que la gente joven también se preocupa por el futuro y no solo por banalidades, como popularmente se suele pensar.

En segundo lugar, detecté la autenticidad y la humildad de este chico cuando, en una conversación privada, me confesaba que no sabía qué podía aportarle a la gente que le seguía ni cómo. Pues bien, permitirme recordar una frase que leí hace un tiempo en El Principito: “Lo esencial es invisible a los ojos”. Por tanto, no lo olvide, Antonio. Tampoco vosotros, lectores.

————————————————————————————————————————————————————————————————————————————–

It was getting dark in Santa Cruz de Tenerife. It was a cold afternoon of a March day, although the glamour of the visitors at the Tenerife Moda Fashion Shows heated everything up. And it was there where I first saw model from Gran Canaria Antonio González (August 4, 1994). He was walking for Lucas Balboa.

A few months after, I saw him again at Gran Canaria Moda Cálida Fashion Show. His pale skin brightened all the space, his elegant walk could take your breath away… So I googled Antonio Sangoó, the swimwear firm he was walking for, and I found his name and social media accounts. “We are the owners of our own destiny”, one could read, tattooed on his chest. And that was it: I really wanted to interview him.

At this point, you may wonder why I haven’t done it until now. Well, I don’t know the answer either, but the truth is it was worth the wait.

 

How does you modelling career start? “Everything started two years ago when a photographer asked me if I wanted to participate on a photo shoot. I doubted about doing it at first because, since I was little, I’ve felt so insecure. At the end, we did it.

The following day, while I was in the kitchen (I studied Executive Chef), I received a call and asked my teacher if I could pick it up. They wanted me to be part of a beauty contest and I said yes! Some months after, I did the first test and, although it didn’t go as good as I expected, I was extremly happy. However, I gave the contest up, because I had the feeling that the winner was already chosen and I dind’t want to spend my time for nothing.

After that, one of my best friends asked me if I could go with him to Vegueta, a town of Gran Canaria. He had a meeting with an internatonal CEO of a model agency, who, at the end, wanted to work with me.

A month later, I got started and they began representing me. So that was it: I started getting fit, protecting my skin to avoid tanning and let my hair grow long. This time, everything turned to be the same as last time and the agency told me that, despite they had tried their best, I wasn’t enough to be an international model.

I quitted.

Then, I met Giovanni Déniz, director and booker of International Agency +QModa. He was very clear wth me, I liked him and I stayed there. I remembered one day at the gym, Giovanni called me and asked me if I wanted to travel and work in Shanghai. I didn’t think the answer for a second. I began working for fashion companies, such as Jack&Jones, Givenchy, Lacoste or CK Jeans. On my return to Spain, Giovanni gave me the surpirse, telling me that an agency in Barcelona wanted to meet me. Now, I’m having a wonderful Christmas time with my family, hoping 2017 will bring joy”.

The stories we can see on your social networks are the prove of a physical development. Do we have to blame fashion for that? “Yes, we do. As in many other careers, you have to fulfill some requirements to fit in, you know what I mean. I have lost 20 kilos. I used to be a hefty boy”.

But, don’t you think that the speech we receive from the fashion industry is quite hypocrital and cynical? It seems it is an open – minded world, where everybody can find its own place, but at the end it sells perfect products and impossible beauty stereotypes… “Well, I think that, despite everything you have just mentioned, the fashion industry also offers a huge range of products. For instance, we can find Extra Small or Extra Extra Large sizes”.

Don’t you have the feeling that fashion has become an empire of the ephemeral ? “I don’t think that’s something of our days. I think it has been ephemeral since Homo Sapiens used to wear furs. However, what fashion really does is to keep moving forward”.

And what do you tell me about our new way to define and measure the quality of our products through the likes we get on social networks? “I don’t think that something or someone is more virtuoso for the likes one gets whenever posting a photo. But I also belive that those likes make us be known worldwide. And if we are talking about a product, well, that’s a good business, isn’t it?”

As I wrote before, one could read tattooed on your chest we are the owners of our own destiny.How do you see yours on the catwalks world? “I personally believe that everyone of us are the ones who create our own ways through life, although there are times when we are forced to change our plans because of destiny. So, how do I see my future on the catwalks world? Well, if I follow what is tattooed on my chest, everything will be just fine, but that’s not how life works. At the end, fashion is an industry where the client rules and you, as a model, are a product that, if you are not liked, you won’t sell anything”.

I want to finish this interview just saying two things, even though it’s not a professional way to end. First of all, I would like you to know, reader, that Antonio is a true example of how you can reach your dreams if you work hard. It’s amazing to see, as I told him while having a conversation, that young people really care for their future and are not only interested in banality. Second of all, I saw how authentic and humble this boy was when he told me that he didn’t think he could do great things for people. Well, let me tell you that “what is essential is invisible to the eye“, as one can read over The Little Prince. Do not forget it, Antonio. Do not forget it, reader.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *